lunes, 5 de noviembre de 2012

Nuestro puente con sabor canario...


Holaaaaaa!!!

Aquí estoy de nuevo, tras mi puente por tierras canarias, que la verdad ha sido corto pero intenso...

No podría comenzar de otra forma mi resumen que hablando del momento avión con los dos enanos... La verdad es que tenía cierto miedo a cómo se portarían, y debo reconocer que salvo los últimos 30 minutos de crisis en que mi hija no paraba de hacer el "abrazo del oso" al peque con torcedura de cuello incluida para despejarle bien tras la siesta que se echó (un día de estos creo que parte al hermano en dos!!!), el resto del vuelo fue bastante tranquilo.
Obviamente, tuvimos que proveernos de elementos de distraccción varios, tales como el ipad (qué invento!!!), cuaderno con pinturas, gusanitos... Vamos, lo normal, ya sabéis... ;-)

Respecto al tiempo no fué el mejor, pero salvo el viernes que no paró de llover el resto de días a pesar de estar nublado la temperatura era de unos 26ºC.
Más que suficiente para que mis peques se pasaran las horas disfrutando como loooocos en la piscina infantil, que era descubierta pero estaba climatizada, luego la temperatura era casi igual dentro que fuera del agua. (Os enseñaré fotos y hablaré en profundidad mañana tanto de la pisci como de otros pasatiempos infantiles que han sido todo un descubrimiento para mí en este viaje).

Eso nosotros que fuimos "conservadores", porque a muchos de los extranjeros que había en el hotel ni la lluvia del viernes los persuadió del chapuzón... (Supongo que es normal cuando uno viene de un país donde a finales de Agosto te pones el forro polar y no te lo quitas hasta junio del año siguiente, no??? O_O   jajajaaaaaa).

Total, que el mayor pasatiempos que tuvimos fue obviamente dicha piscina, y es que bañarse y tomar el sol (bueno, más bien el "resol", para qué engañarnos) en pleno noviembre a casi 30ºC es un auténtico lujazo... Y a tan sólo 3 horitas de avión!!!

Disfrutamos también de paisajes maravillosos y agradables paseos junto al mar...






De la "infinity pool" espectacular que tenía el hotel en que nos alojamos... Imposible resistirse a un relajante baño con vistas a la isla de La Gomera!!








De la vegetación salvaje, tan verde, tan viva, con maravillosas flores que había en el hotel. Con jardines cuidados hasta el mínimo detalle... todo un lujo para los sentidos!





De la gastronomía... O más bien de montooones de papas arrugás con mojo, que tanto a mi marido como a mí nos encantan!! Sorry pero no tengo fotos de ningún plato. ;-(


Pero sin dudarlo, de lo que más disfrutamos en estos cuatro días fue del tiempo que tuvimos mi marido y yo para estar tranquilos con los peques y compartir desayunos, baños, paseos, siestas, noches en la misma habitación (toda una aventura, sí señor,y de lo más divertida para nosotros tambien!!)... En fin, todas esas pequeñas cosas que muchas veces por el vertiginoso ritmo de la rutina y del día a día, te pasan desapercibidas en la vida cotidiana.

Besos,

C*.






2 comentarios:

  1. ¡Qué envidia me das!, yo me quiero teletransportar a la infinity pool...jaja
    Besos. Cris

    ResponderEliminar

Me encanta que participéis en mi blog con vuestros comentarios.
Gracias!!!!. :-)
C*.